logo

Contáctanos

Calambres nocturnos: ¿por qué ocurren y cómo evitarlos?

calambres feb. 09, 2021

Pueden aparecer en la mitad de la noche y de imprevisto, causar un dolor intenso y contracturas que generan molestias. ¿Has experimentado calambres musculares nocturnos? Hoy, te explicamos algunos factores que pueden generarlos y lo que podemos hacer para evitarlos.

Los músculos son indispensables para llevar a cabo nuestras actividades de la vida diaria. Estas estructuras o tejidos se relajan y contraen, y gracias a esta acción, podemos respirar, caminar, comer, entre muchas otras cosas.

Ocurre en ciertas ocasiones, que uno o más de estos músculos se pueden contraer de forma involuntaria, causando un dolor repentino que incluso, nos puede despertar durante la noche.

Por lo general, los calambres no representan un mayor problema de salud, sin embargo, de todas maneras es positivo que analicemos cuáles podrían ser las causas, sobre todo si es algo que es recurrente.

mujer deportista con dolor por calambre en la pantorrilla

¿Por qué aparecen los calambres nocturnos?

Aunque no es una condición que sólo esté asociada a la hora de dormir, hay personas que los experimentan más en ese momento. Generalmente, afectan a los músculos de las pantorillas y pies, pueden durar desde 10 segundos y extenderse por más tiempo, lo que también posiblemente produzca dolor al día siguiente en la zona afectada.

Dentro de sus causas más comunes, está la fatiga muscular por practicar actividades físicas de gran intensidad, el embarazo, tener más de 60 años, la deshidratación y dieta inadecuada, deficiente en alimentos ricos en minerales y fibra.

mujer haciendo elongación junto a una botella de agua

En otros casos, los calambres nocturnos pueden ser síntomas asociados a enfermedades del sistema nervioso o insuficiencia renal, sin embargo, estas enfermedades también manifestarán otros síntomas importantes que permitirán identificarlas, además de los calambres. Junto con esto, pueden ser causados por medicamentos como los de tipo diuréticos o los utilizados para el tratamiento de la diabetes.

¿Cómo se pueden prevenir?

Al ser una condición benigna, que por lo general no trae mayores consecuencias, podemos tratarla con un cambio de hábitos diarios. De todas formas, si los calambres nocturnos son muy recurrentes, y están acompañados de debilidad y atrofia muscular, es recomendable acudir a un especialista para evaluarlo.

En cuanto a lo que podemos hacer en casa, es clave que mantengamos una buena hidratación, ya que eso ayudará a que los músculos se relajen con mayor facilidad luego de la contracción.

hombre joven con gafas tomando agua

Hacer elongaciones musculares antes de dormir también puede ser útil para reducir las probabilidades de sufrir calambres por la noche, sobre todo si hacemos estiramientos de pantorillas y pies.

Dormir cómodos, sin demasiado peso sobre la zona de las piernas y evitar el frío en las extremidades también es recomendable, junto con el uso de calzado adecuado durante el día.

Por último, alimentarse equilibradamente, evitando azúcares refinados y consumiendo dosis adecuadas de magnesio y potasio, ayudará a reducir los calambres. Algunos alimentos en los que podemos encontrar estos minerales son la palta, el salmón, frutos secos, cereales integrales y los plátanos.

Etiquetas