23 Abr
5 alimentos de alta densidad nutricional que no pueden faltar en tu menú semanal

Desde el momento en que llegamos al mundo y durante toda nuestra vida, la alimentación es una de las necesidades básicas que necesitamos satisfacer para crecer y desarrollarnos como seres humanos en todo ámbito.

Cuando somos pequeños, son nuestros padres quienes deciden qué comemos, pero a medida que vamos ganando independencia, también comenzamos a hacer distintas elecciones en cuanto a la alimentación.

Este libre albedrío puede ser tan beneficioso como perjudicial: si te alimentas bien, probablemente goces de buena salud, pero si sólo privilegias aquellas comidas altas en azúcar y grasas, tu cuerpo puede empezar a enfermar.

¿Qué alimentos tengo que privilegiar para estar y sentirme bien?

Piensa que tu cuerpo es como un automóvil: si no tienes gasolina en el estanque, difícilmente podrás andar. Sin embargo, no sólo importa la cantidad de gasolina, sino que la calidad: si es la mejor, el automóvil rendirá al 100% y se mantendrá en buen estado durante muchos años. En cambio, si usas gasolina de mala calidad, tarde o temprano el motor se va a fundir.

Para estar saludable, tienes que darle prioridad a aquellos alimentos que sean altamente nutritivos y evitar los que sólo aportan “calorías vacías”, como el alcohol y el azúcar. A la hora de elegir qué comerás, procura agregar a tu menú alimentos de alta densidad nutricional, o sea, aquellos que tienen gran cantidad de nutrientes en comparación a sus calorías:

1. Espinacas:

Popeye las comía siempre y no era de casualidad. Las espinacas son una fuente importante de proteína vegetal, también ricas en minerales como el hierro y el potasio. Por su contenido en fibra, lo ideal es que las consumas como ensalada, así aprovechas todas sus propiedades.

2. Zanahorias

Tienen 40 calorías por cada 100 g y dentro de sus macronutrientes, puedes encontrar fibra e hidratos de carbono. No olvidemos además que las zanahorias son ricas en vitamina A y en carotenos, muy beneficiosos para la salud de los ojos y de la piel.

3. Brócoli

Lo hemos mencionado en posts anteriores por sus grandes cualidades y en cuanto a su densidad nutricional, el brócoli también es toda una estrella. Por cada porción que pongamos en nuestro plato, estaremos incluyendo una buena dosis de ácido fólico, potasio, calcio, hierro y vitamina C, entre otros.

4. Semillas

Son ricas en proteína, grasas poliinsaturadas y monoinsaturadas, y distintos tipos de vitaminas. Una buena forma de agregarlas a tu menú es como un snack de media mañana (ej. semillas de zapallo) o para innovar en tus ensaladas (ej. semillas de chía o linaza).

5. Palta

Su aporte calórico es mayor al de los alimentos que veíamos anteriormente, sin embargo, si la comemos en porciones medidas (no más de 100 g al día), la palta nos aportará muchísimos nutrientes muy beneficiosos para nuestro organismo: potasio, magnesio, ácido fólico, antioxidantes, fibra, vitaminas A, B, C, E y K, entre otros.

¡Aprovecha las grandes propiedades de estos alimentos ricos y sanos!

CONTRATA EN LÍNEA
Valores Preferenciales