VITAMINA D

¿Por qué la vitamina D es tan importante para nuestro organismo?

Cuando somos pequeños, nuestros padres nos enseñan que consumir alimentos con vitaminas y minerales es muy importante para crecer fuertes y sanos. Luego, cuando nos convertimos en adultos, somos nosotros los que inculcamos este hábito a nuestros hijos.

¿Qué son realmente las vitaminas y por qué son tan esenciales para nuestra salud? A continuación, hablaremos de cada una de ellas y sobre todo, de la vitamina D y su rol en la mantención de huesos sanos y fuertes.

El abecedario de los nutrientes

Probablemente, has escuchado sobre la vitamina C y la gran creencia popular sobre su poder para prevenir resfríos. Si bien, hay estudios actuales que refutan esta teoría, lo que sí está realmente comprobado, es su importancia en la formación y reparación de tejidos, como cartílagos, vasos sanguíneos, huesos y colágeno.

Además, la vitamina C es un gran antoxidante que combate a los radicales libres, moléculas responsables de distintas enfermedades, como el cáncer y la diabetes. ¿Dónde la podemos encontrar? En cítricos, como naranjas, limones, kiwis, también en frutillas, tomates y brócoli.

¿Qué hay de las demás vitaminas? La A, por ejemplo, es un micronutriente liposoluble (se almacena en tejidos, hígado y grasa) responsable de mantener una visión sana, de la renovación de las células de la piel y mucosas, y del fortalecimiento del sistema inmune, entre otros. La encontramos en alimentos como zanahoria, zapallo, espinaca y papas.

jugo de zanahoria

Si hablamos de la vitamina B, que a su vez se subdivide en diversas categorías, es aquella que nos permite obtener energía de los alimentos que consumimos y se encuentra principalmente en las proteínas, como pescado, pollo y huevo.

¿Y qué sabemos de la vitamina D?

Dentro de sus funciones más destacables, la vitamina D contribuye al fortalecimiento del sistema inmunitario, gracias a su capacidad para proteger al organismo de infecciones, y sobre todo, las que afectan al sistema respiratorio.

De hecho, la pandemia por COVID-19 ha evidenciado más aún su importancia. Como explican las conclusiones de un estudio publicado el 27 de octubre pasado en el Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, de un total de 216 pacientes adultos hospitalizados con COVID-19 en España, se detectó que un 82,2% de ellos tenía deficiencia de vitamina D.

En cuanto a los huesos, esta vitamina es esencial para mantenerlos sanos y fuertes. Al obtenerla desde los rayos del sol (20 a 30 de exposición diaria recomendada) y de alimentos como atún, salmón, yema del huevo, champiñones y palta, nuestro cuerpo puede absorber mejor el calcio y fortalecer la masa ósea.

hombre tocándose hueso del codo

Cómo evitar la deficiencia de vitamina D

Tal como mencionamos anteriormente, tener niveles bajos de vitamina D puede ser perjudicial para la salud. Por ejemplo, hay una mayor propensión a contraer infecciones y riesgo de desarrollar enfermedades en los huesos, como la osteoporosis.

¿Cuál es la realidad de los chilenos y chilenas en este sentido? La última Encuesta Nacional de Salud 2016-2017, evidenció cifras bastante preocupantes: el 84% de las mujeres entre 15 y 49 años exhibió deficiencia de esta vitamina (en distintos niveles) y un 16% presentó un déficit severo.

Por otra parte, la encuesta arrojó que tan sólo el 13,4% de los adultos mayores en Chile posee niveles aceptables de vitamina D, situación que influye directamente en su calidad de vida y bienestar.

manos de mujer mayor con arrugas

¿Cómo puedo saber si tengo déficit de vitamina D? Aunque es posible que se manifiesten algunos síntomas, como cansancio, fatiga, mal humor y estado de ánimo decaído, esto no siempre ocurre, por lo que es muy importante acudir a un médico para chequear nuestros niveles anualmente.

Para prevenir posibles déficits, la exposición de 20 minutos diarios al sol es fundamental, siempre con precaución y evitando las horas más peligrosas en verano. Luego, alimentarse de forma equilibrada y consumir los alimentos que mencionamos en párrafos anteriores, como pescados, huevos, leche, champiñones y palta.

¡Los chequeos anuales pueden ayudarnos a vivir mejor cada día, no los olvides!

Categorias

Articulos Relacionados

¿Aún no tienes tu plan?

¡Suscríbete y accede a valores preferentes en tus atenciones!