HIPERTENSIÓN

Elongaciones diarias y su efecto positivo en la salud arterial

Además de aportar flexibilidad y elasticidad a los músculos, elongar durante 30 minutos cada día puede beneficiar a nuestro sistema cardiovascular de distintas maneras.

¿Has notado lo satisfactorio que resulta elongar el cuerpo luego de haber pasado mucho tiempo sentados en la misma posición? Con esta acción, además de oxigenar el cerebro y eliminar la tensión acumulada en los músculos, nos sentimos revitalizados y renovados; es como si recibiéramos una dosis de energía inmediata.

Si bien, solemos asociar las elongaciones a estiramientos que debemos hacer antes y después de ejercitarnos (muy importante para evitar lesiones musculares), también podemos hacerlas en otros momentos del día para contribuir a mejorar la salud de nuestras arterias.

hombre mayor haciendo elongaciones de piernas

Para comprobar los beneficios de elongar a diario, un grupo de investigadores y kinesiólogos profesionales de la Universidad de Saskatchewan (Canadá) realizó un estudio que fue publicado originalmente en el diario médico Journal of Physical Activity and Health.

El objetivo del estudio, se basó en comprobar que hacer elongaciones de cuerpo completo durante 30 minutos diarios, ayudaría a reducir condiciones asociadas a la mala salud arterial, como la hipertensión.

Para ello, estudiaron a un grupo de 40 adultos (edad promedio de 61 años) diagnosticados con hipertensión, durante un periodo de ocho semanas. Cada uno de ellos, tuvo que realizar elongaciones diarias de 30 minutos, 5 días a la semana. Junto con registrar su presión arterial inicial, los investigadores también monitorearon estos indicadores las 24 horas del día gracias a un dispositivo portátil.

Una vez cumplido el periodo de estudio, se analizó nuevamente la presión arterial de los participantes (inicialmente, todos presentaron hipertensión en etapa 1) y los investigadores comprobaron una reducción en los indicadores de presión sistólica (presión máxima que ejerce el corazón mientras late), diastólica (presión en las arterias entre latidos) y la presión arterial nocturna.

Buenos hábitos: la mejor herramienta ante la hipertensión

En un adulto saludable, la presión arterial normal debe ser de 120 mm Hg1 (sistólica) y 80 mm Hg (diastólica). Cuando estas cifras se elevan, se presenta la hipertensión, una condición muy peligrosa para la salud cardiaca, que de no ser controlada, puede llegar a causar la muerte.

¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra salud arterial? Los hábitos son clave. Además de hacer elongaciones diarias, caminatas y el ejercicio que más nos motive, la alimentación saludable, no fumar y evitar beber alcohol nos permitirán mantenernos sanos y cuidar nuestras arterias.

Categorias

Articulos Relacionados

¿Aún no tienes tu plan?

¡Suscríbete y accede a valores preferentes en tus atenciones!